lunes, 16 de enero de 2017

La noche de “los trucos” en el Valle de Chistau (Huesca). El 17 de enero de 2017.



Todos los años, cada 17 de enero, se celebra la fiesta de Los Trucos con motivo de la festividad de San Antón. Un rito ancestral con el que los habitantes de todo el valle rinden homenaje al patrón de los animales domésticos con los trucos (cencerros y esquilas de gran tamaño que llevaba antiguamente el ganado). Hace unos años se recuperó esta fiesta, desaparecida al dejar de practicarse la trashumancia en el Valle de Chistau.


Tradicionalmente, se celebraba para mostrar el poderío de los ganaderos del valle. La importancia de la cabaña se distinguía por la intensidad del ruido que hacían los rebaños con sus esquillas, cuartizos, caminés, talacas, calderas etc. 


Actualmente, como sucedía en la antigüedad, la comitiva es guiada por los mayorales, que van vestidos con sus pieles y abarcas y hacen sonar el característico cuerno, llamando a los vecinos para que se unan a la comitiva, tocando los trucos.


La fiesta se inicia en Saravillo a las 18:00 horas cuando se enciende la gran hoguera. Sobre las 20:00 horas tiene lugar la cena, tras la cual, se recorre el pueblo con los trucos para, a continuación, dirigirse hacia Gistaín, San Juan de Plan, Plan, Sin, Serveto y, después, se vuelve al lugar de origen de partida, Saravillo. 


En todos estos sitios los vecinos agasajan a los asistentes con ponche, crespillos, torta, chocolate, entre otros productos típicos de la región. Además, todos los años se hace entrega del “Truco del Año” en reconocimiento a una labor en favor del valle.


                         

Más datos en: