jueves, 15 de junio de 2017

El Paso de Fuego y Fiesta de Las Móndidas en San Pedro Manrique (Soria). El 23 y el 24 de junio de 2017.



Tiene lugar todos los años el 23 de junio, víspera de la Noche de San Juan, en la localidad soriana de San Pedro Manrique. El ritual consiste en preparar una gran hoguera con más de 2000 Kg de leña de roble en la plaza de la Virgen de la Peña. Sobre las 23:30 horas se prepara el camino de brasas a modo de alfombra. 


Los mozos bailan en torno a la hoguera y a las 24:00 horas de la noche, una música indica el comienzo del rito y la entrada de las móndidas. Las Móndidas son 3 muchachas, las reinas de las fiestas, las cuales guardan relación con los solsticios de verano celtas en los que aparecía la figura de las diosas del fuego. Con el sonido del clarín, los pasadores atraviesan las brasas tantas veces como quieran, siempre y cuando hayan nacido en el pueblo.


Al día siguiente, el 24 de junio, es cuando cobran protagonismo las Móndidas, que van vestidas de blanco, con mantón de Manila, joyas y un sombrero de cestaño con flores, pan y arbujuelos. Se dirigirán a la Ermita del Humilladero, donde serán saludadas por las autoridades, jinetes del siglo XVIII a caballo, que simularán expulsar a los judíos y moros de la villa. Esta representación es a modo medieval y recorrerán los límites del pueblo, las calles del casco antiguo, las murallas y la dehesa. Se la conoce con el nombre de descubierta. Luego dará comienzo la caballada, una carrera de caballos protagonizada por los jinetes que reciben premios en roscas de pan.


Ese mismo día, tiene lugar una misa en honor a la Virgén de la Peña, donde "las móndidas" hacen entrega de los arbujuelos que llevan en su cestaño. La fiesta continúa en la plaza tomando el remojón de vino tinto con azúcar y pan, mientras el mayo es levantado por los quintos del pueblo y otros vecinos. A los pies de este mayo, las móndidas pronuncian sus cuartetas, versos compuestos en recuerdo del tributo entregado por los cristianos al Rey Astur, 100 doncellas, y que reflejan el sentir de la fiesta. Terminado el recital, la alegría conducirá al baile de las móndidas y las autoridades al son de jotas y danzas típicas.


Más datos en: