viernes, 13 de octubre de 2017

Día Mundial de la Alimentación 2017 bajo el lema “Cambiar el futuro de la migración. Invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural”.



El 16 de octubre de cada año, se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Se organizan eventos en más de 150 países de todo el mundo, convirtiéndolo en uno de los días más celebrados del calendario de las Naciones Unidas. 


El día coincide con la fecha de la fundación de la FAO, 16 de octubre de 1945. La finalidad de este evento es fomentar la concienciación y la acción mundial en favor de quienes pasan hambre y de la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y una alimentación nutritiva para todos. 


Este año, el tema del Día Mundial de la Alimentación 2017 es “Cambiar el futuro de la migración. Invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural”. 


Se hablará del fenómeno migratorio debido al aumento de los conflictos y la inestabilidad política, del hambre y la pobreza generado debido el cambio climático como otro de los factores importantes que contribuyen al fenómeno migratorio, y sobre las tensiones y conflictos que genera la migración con la población originaria del país.


Por otro lado, tres cuartas partes de las personas en situación de  extrema basan sus medios de subsistencia en la agricultura u otras actividades rurales. La FAO, considera necesario la creación de condiciones que permitan a las poblaciones rurales permanecer en sus hogares cuando sientan que es seguro hacerlo y tener medios de vida más resilientes. 


Para resolver esta situación, hay que apostar por el desarrollo rural, ya que puede ofrecer oportunidades de negocio y puestos de trabajo, sea en los cultivos, en la producción de ganado, en el procesamiento de alimentos o en otros ámbitos. Este desarrollo puede contribuir a la seguridad alimentaria, proporcionar mejor acceso a la protección social, reducir los conflictos relacionados con los recursos naturales, dando además solución a la degradación del medio ambiente. 


Al invertir en el desarrollo rural, la comunidad internacional también puede aprovechar el potencial de la migración para apoyar el desarrollo y aumentar la resiliencia de las comunidades de acogida y desplazadas, sentando así las bases para una recuperación a largo plazo y un crecimiento inclusivo y sostenible.


La FAO está colaborando con los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas, el sector privado, la sociedad civil y las comunidades locales para generar pruebas sobre los patrones migratorios y está fortaleciendo la capacidad de los países para abordar la migración mediante políticas de desarrollo rural.


Más datos en: