martes, 11 de junio de 2019

Fallas de la Virgen de Ribera de La Pobla de Segur (Lleida). El 17 de junio de 2019.


El 17 de junio, por la tarde, los fallaires suben a la montaña de Santa Magdalena con las fallas de avellano y pino seco que han construido los días antes de la fiesta. Mientras tanto, las pubilles (muchachas del pueblo) se preparan con el tradicional vestido de catalana para encontrarse con las familias en el Molí de l’Oli. Cuando empieza a anochecer, las pubilles y los poblatanes y poblatanas bajan hasta el pie de la montaña de Santa Magdalena a esperar los fallaires que, cuando llegan, suben en procesión con su pubilla hasta la iglesia para hacerle una ofrenda a la Virgen de Ribera. Para finalizar, se bailan sardanas en la plaza de la Pedrera y hay una cena popular para los fallaires y las pubilles.


El origen de las fallas del Pirineo es milenario. En la Pobla, la bajada de fallas se remonta a los años 50, cuando el pueblo era un importante centro económico y sus fiestas un activo para la región. Las impulsó el Alcalde Boixareu de la mano de un grupo de danza y coros llamado Esbart Dansaire. Conjuntamente con otras fallas y fiestas del fuego solsticiales de las dos vertientes del Pirineo, fueron incluidas en la lista representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, el 1 de noviembre 2015.


Más datos en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario