11.12.19

La Exposición "Íntimo", del fotógrafo Pedro Armestre, viste los caldos que nacen en las viñas de Franco Basalo, de la D.O. Monterrei.


Las más enriquecedoras sinergias surgen siempre frente a una copa de buen vino. Eso es lo que ocurrió entre el verinés natural de A Rasela, Pedro Armestre, y José Manuel Franco, dueño de la bodega ourensana de Castrelo do Val. Ocho fotografías de su exposición más personal, titulada “Íntimo”, abrigan ya el mencía y el godello “Estela do Val” de Basalo.


Esta cuidada serie especial; de 25 colecciones compuestas de ocho piezas, servirá además para introducir los vinos gallegos de Monterrei en la Costa Azul francesa, una región de alto nivel adquisitivo.



Seriadas, firmadas a mano y con certificado de autenticidad.


La colección completa; de la que solo se han producido 25 unidades, se compone de ocho botellas: dos magnum (1,5 L.) y seis de 75 cl. (tres de godello y tres de mencía, presentadas en pack de blanco o tinto). 

Las etiquetas de la versión magnum; seriadas y firmadas a mano con certificado de autenticidad por Armestre, han sido editadas en el mismo soporte (papel de algodón Hahnemühle Photo Rag con tintas pigmentadas) que las fotografías que integraron su exposición “Íntimo”. Esta muestra, colgó el pasado verano en la Capilla de Santa María del Olivo (Beaulieu Sur mer), en la Costa Azul francesa. Las etiquetas de 75 cl. ; también en papel de alta calidad, están firmadas de impresión. La rúbrica de Armestre cuña, en cada corcho de la colección.


En pocos días “Íntimo Estela do Val” llegará a un público de alto poder adquisitivo, amante de la fotografía, el vino, el arte, y los detalles únicos, según explica su impulsor. “Este verano, durante la exposición", explica Pedro Armestre; “me comprometí con ellos a iniciarlos en los mencías y godellos de la tierra en que nací, los caldos de la D.O. Monterrei, y el Estela do Val de Basalo, me parece una estupenda carta de presentación”.



Íntimo, entre la verticalidad y la horizontalidad.


Las etiquetas que envuelven los caldos son ventanas en las que asoma la mirada que este fotógrafo documental posa en la naturaleza; paisajes boscosos, mares y costas, en las que profundiza en torno a la verticalidad y horizontalidad del paisaje. 

Cuando indaga en la verticalidad, esa que rezuma poder y fuerza, individualidad y crecimiento, se recrea en su historia personal, en la conciencia, lo que le supone desarrollo y soledad. La horizontalidad, en cambio, evoca calma, reposo. Para este creador, refleja el presente, el aquí y ahora vinculado a lo compartido. Muy en equilibrio, por tanto, con el vino que ahora viste, forjado entre la sensibilidad, la herencia, y la tradición gallega.



Implicación medioambiental de la mano de “Nereus Arts”.


Vinculado profesionalmente a varias organizaciones humanitarias y de defensa de la naturaleza, su implicación social y medioambiental rige también las propuestas más personales de Armestre. Este artista mantiene una estrecha relación con la Costa Azul francesa desde hace ya varios años, donde viene exponiendo y vendiendo su obra en colaboración con la Asociación Nereus Arts. A través de ella, precisamente, dona la mitad de sus ingresos por ventas a los distintos proyectos medioambientales que esta organización impulsa en esa área geográfica.



Exposición ÍNTIMO.
Capilla de Santa María del Olivo·Beaulieu Sul Mer (Costa Azul francesa) Julio 2019.


Pedro Armestre muestra su fotografía más íntima y personal. Desnuda su alma y defiende la Naturaleza por encima de todo. Íntimo, desvela una naturaleza frágil, que expresa el estado de ánimo y las inquietudes de quien la atrapa, de quien la interpreta. Impregna cada una de las emociones transformadas en imágenes de una innegable belleza.

Para ello, Armestre busca la verticalidad y la horizontalidad, consciente de que ambas tienen la capacidad de transmitir una inmensa variedad de sensaciones. Si la verticalidad rezuma individualidad, poder y fuerza, también supone crecimiento y desarrollo. Por su parte, la horizontalidad evoca calma, descanso y reposo. La visión horizontal siempre es estable, se articula en torno al grupo, a la sociedad.

La dialéctica individuo-grupo, verticalidad-horizontalidad, protagoniza la muestra. Cuando Pedro Armestre juega con la verticalidad se recrea en su historia personal, en la conciencia; mientras que cuando lo hace con la horizontalidad refleja el presente, el aquí y ahora vinculado a lo compartido.


Íntimo explora la importancia de la búsqueda y la fusión de ambos planos, capaces de articular la vida pensando más en la comunidad que en el individuo. La esencia de este creador, reflejada en los versos de Byron, 



ARMESTRE. 


Los inicios profesionales de este gallego nacido en la parroquia de A Rasela (Verín), comienzan como fotoperiodista, transitando por las principales agencias y medios de comunicación nacionales e internacionales (Europa Press, El Mundo, France Presse…). Como fotógrafo documental, mantiene un intenso vínculo profesional con distintas organizaciones y fundaciones como Alianza para la Solidaridad, Save the Children o Greenpeace. 

Entre otros galardones; ha recibido el Premio Rey de España de Periodismo 2014, el Premio Ortega y Gasset a la mejor fotografía, el Pictures of the Year International (POY) en la categoría Science & Natural history picture story, y el Premio de Periodismo de Manos Unidas. 

Autor de múltiples exposiciones individuales y participante de varias colectivas a lo largo de su trayectoria profesional, su obra, con un marcado carácter divulgativo y artístico, ha sido adquirida por diversas instituciones y coleccionistas privados. Armestre, no concibe la fotografía como una simple disciplina artística y toda su obra destaca por ese carácter sensibilizador que le define como fotógrafo. 


La naturaleza, el ser humano como especie animal que ha olvidado su condición y desprecia su hábitat, rigen el foco de la fotografía más personal del Armestre. Guiado por su mantra “Sentir para transmitir”, regresa siempre a los cuatro elementos; Agua, Tierra, Aire y Fuego, abriéndose además a una quinta guía, la espiritual, la energía transformadora. Se confiesa cada vez más tentado por las fotos imperfectas, ruidosas y desenfocadas, como la vida. Su última propuesta artística es Íntimo, que ahora, además, arropa el vino de Franco Basalo.



BODEGA FRANCO BASALO. 


Ubicada al sur de la provincia, en el municipio de Castrelo do Val, la Bodega Franco Basalo, ha sido impulsada por José Manuel Franco para dar continuidad a un legado familiar fuertemente vinculado a la viticultura. Su padre era comerciante de vino y uva, y su abuelo, arriero, en una época donde los caminos de Galicia eran transitados por carros que transportaban los productos de la tierra. Esa tradición, se concentra hoy en unas instalaciones de vanguardia en las que se obtiene, desde el año 2014, el vino “Estela do Val”, un caldo que surge de las mejores uvas autóctonas del Valle de Monterrei.


Los multipremiados vinos “Estela do Val”, galardonados en 2020 con el Oro y la Plata en la Guía de Vinos, Destilados y Bodegas de Galicia que dirige el reputado experto en vino, Luis Paadín, son de pureza varietal garantizada (100% Godello en el caso de los blancos y 100% Mencía en los tintos). En la actualidad, Franco Basalo produce entorno a los 120.000 litros de vinos en los que combinan tradición y vanguardia, disponiendo además de una sala de barricas, donde se elabora un tinto que en contacto con la madera de roble francés gana complejidad, dulzor y cuerpo.


El vino homenajea, en su nombre, al hallazgo arqueológico más importante de la localidad, el petroglifo bautizado como “Estela do Guerreiro”, encontrada a principios de 2011 por un vecino cuando trabajaba una de las fincas familiares. La pieza, de más de 3.000 años de antigüedad, es la única de estas características en Galicia y hoy luce en el Museo Arqueológico Provincial de Ourense.



FUENTE:


Masstres Comunicación.






No hay comentarios:

Publicar un comentario