7.4.21

El municipio de Pontevedra de Arbo, se encuentra en temporada de lamprea.


Arbo es un municipio que convive con una curiosa especie de pez que lleva existiendo más de 500 millones de años, y que ha encontrado en el río Miño uno de los mejores ambientes para desarrollarse. Mucho antes de la aparición de los dinosaurios, la lamprea ya habitaba en el océano, desde entonces, cada año, entre los meses de abril y junio, en el fondo del río Miño, miles de pequeños huevos de lamprea inician su ciclo de vida.


Arbo es la Capital Mundial de la Lamprea, no existe constancia de otro pueblo en el mundo que tenga una tradición tan antigua y arraigada alrededor de este pez ciclóstomo prehistórico y misterioso.


La lamprea en Arbo es toda una tradición, se prepara desde hace siglos, y la que se captura a esta altura del Miño tiene una textura, un color y un sabor diferentes. La mejor temporada para degustarla es de enero a abril y el plato típico es "a la arbense", cocinada en su propia sangre. El mejor sitio para probarla, son los restaurantes de Arbo, sus cocineros y cocineras son creadores de la receta que ha pasado de generación en generación a lo largo de la historia.


Si no se puede visitar Arbo estos primeros meses del año, se puede probar durante todo el año. A partir de la lamprea seca, se ofrece otras elaboraciones. Por ejemplo, rellena, guisada con fideos y tirabeques, frita, asada a la brasa, en empanada... Estamos en temporada de lamprea, y en los restaurantes y casas de turismo rural de Arbo hacen gala de su buena mano cocinándola.

El alcalde del Concello de Arbo, Horacio Gil, nos recuerda que da comienzo la temporada de lamprea y en los restaurantes y casas rurales se empieza a servir en los menús. Los establecimientos hosteleros de Arbo son acogedores, accesibles, cuenta con todos los servicios, adaptados a las circunstancias sanitarias, y cumplen con todas las medidas de seguridad para no propagar el Covid-19. 


"Nuestros restaurantes están consolidados por su trayectoria y buen hacer a lo largo de los años pero, sobre todo, destaca nuestra hospitalidad y cercanía". Sigue diciendo el alcalde de Arbo, Horacio Gil, que " ya sea para comer y beber, pasear, aprender y relajarse, o para quemar adrenalina en un entorno mágico, Arbo es digno de visita, y sus hospitalarios vecinos, los perfectos anfitriones. Si son de esas personas que van a escoger su destino por la rica gastronomía local, para sus próximas vacaciones no lo duden, Arbo les espera con los brazos abiertos. Nuestros restaurantes tienen sabores únicos, ofrecen comida tradicional con productos de la zona y vinos de calidad. Por supuesto, la reina de la mesa, la lamprea, no falta en ninguna carta. Los invito a pasar una tranquila estancia en Arbo, relajándose en una de nuestras encantadoras casas rurales tras un día de aventura, naturaleza, vino, y buena gastronomía". Concluye el alcalde .


Eso quiere decir que, bien sea para contemplar el arte de la pesca, para degustar la lamprea en fresco o en seco, conocer su historia desde el Museo Arabo, la vendimia artesanal de sus viñedos a finales de verano, sus paisajes, y todo su patrimonio cultural, cualquier momento es bueno para visitar Arbo. Porque Arbo también tiene pazos de gran valor; muchos convertidos en bodegas o alojamientos de turismo rural ideales para hospedarse y descubrir, sin prisa, otras joyas como los molinos de la zona, un puente románico que fue testigo de una gran batalla entre el ejército napoleónico y los arbenses, muestras de arte como las pinturas murales de la iglesia de Sela; o las Pesqueiras que adornan toda la Ribera del Miño. Sus preciosas rutas de senderismo, sirven para evadirse y apreciar la belleza del Miño y la vegetación de este privilegiado rincón. Además, sus empresas de turismo de aventura, convierten en inolvidable la visita para los más intrépidos.

                       

Más datos en:



No hay comentarios:

Publicar un comentario