sábado, 18 de junio de 2016

Setenil de las Bodegas (Cádiz). Un pueblo adosado a una roca .



El principal atractivo de este municipio gaditano lo constituye el mismo pueblo adosado a una roca que parece a punto de desmoronarse. Su entramado urbano desciende desde el Castillo Nazarí de Setenil, que se amoldó al terreno abrupto con casas sobre o bajo las rocas, creando un paisaje espectacular en el que aparecen cuevas, calles a diferentes alturas y numerosos rincones especiales.


El río Guadalporcún atraviesa la localidad, y las calles situadas a derecha e izquierda de sus márgenes son conocidas como calles de las Cuevas de la Sombra y de las Cuevas del Sol, ya que por su situación y enclave, solo una de ellas recibe rayos solares.


El casco urbano actual es de origen medieval. Sobre el espacio que hoy ocupa la villa se asentaba un poblado almohade. El castillo es una fortaleza de origen medieval (del siglo XIV y XV) que conserva aún la Torre del Homenaje y un aljibe. El patrimonio de Setenil se completa con la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación; la antigua Casa Consistorial y las ermitas de Nuestra Señora del Carmen y San Sebastián.

            


Más datos en: